Blog de Sin Tapujos

USO DEL PRESERVATIVO


El uso del preservativo es fundamental para el cuidado propio y el de la pareja tanto como método anticonceptivo como para prevenir el contagio de Enfermedades de Transmisión sexual; sin embargo, muchas personas se niegan a usarlo con la excusa que no sienten lo mismo, una percepción más psicológica que real.

Esta resistencia se da porque no existe una relación amigable entre el uso del preservativo y el placer sexual. Para muchos el acto de colocar el condón implica un corte del acto sexual, donde hay un antes y un después, y no una continuidad del placer.

Por lo tanto, la puesta del preservativo debe ser parte del juego erótico de la pareja. Debe verse como un elemento que le da intimidad, innovación y diversión a la relación, ya que existen condones de sabores, olores y distintas texturas y al colocarlo se puede jugar con él.

Para erotizar la puesta del condón es bueno tenerlo al alcance de la mano y variar las formas de ponerlo.

Por ejemplo, la mujer puede subirse sobre el abdomen de su pareja de espaldas y colocar su pene entre sus pechos para provocar un agradable roce, después entre sus dedos pone unas gotas de lubricante (frío y/o caliente) mientras masajea su glande y coloca el condón como un sombrerito sobre éste; luego con una ligera presión baja el condón hasta cubrir el miembro por completo, mientras deja deslizar sus manos hasta sus testículos y sigue rozando el pene con sus senos.

La clave está en la mezcla húmeda y el calor que genera la piel al tacto y al contacto, y así evitar que la erección se pierda por la puesta del condón. Otras mujeres más versadas en las artes amatorias aprenden a colocar el condón con sus bocas lo que también resulta bastante estimulante para el hombre.

Lo cierto es que tanto hombres como mujeres deben practicar diversas formas de puestas del condón y utilizarlo en todas las relaciones sexuales y desde el comienzo de la penetración vaginal o anal para disfrutar de un sexo seguro.


¿CÓMO COLOCAR EL CÓNDÓN CON LA BOCA?

Saca el preservativo del empaque, colócalo en tu boca presionando con firmeza la bolsita que está en la punta entre los labios. Éstos deben estar cubriendo los dientes para evitar que el condón se rompa. 

Acerca tu boca al pene en erección de manera que el centro del glande, es decir, la punta o cabeza del pene, quede situado en el centro del preservativo. Una vez en esta posición, ve desenroscando el preservativo con los labios sobre el glande hasta llegar a cubrirlo por completo.

Ejerce un poco de presión sobre la base del glande en la parte más hendida del pene para asegurar que el condón quede bien ajustado. Hazlo con suavidad ya que en esta zona se encuentran la mayoría de terminaciones nerviosas del pene y así le generarás un enorme placer a tu pareja.

Ahora es el turno de ir desenroscando el preservativo con los labios hacia la base del pene. Si tienes dificultades, ayúdate con una mano pero nunca uses los dientes. No olvides hacerlo con sensualidad y acompañando el movimiento con unas deliciosas caricias eróticas.

Poner un preservativo con la boca puede parecer complicado en un inicio, pero todo es cuestión de práctica. ¡Anímate a probar y a sorprender a tu pareja en la intimidad! Si lo prefieres, puedes disfrutar mucho más usando condones con sabor que son ideales para la estimulación oral. También puedes probar con el anillo vibrador, que mantiene en su lugar el preservativo y a la vez estimulará el pene de tu pareja y tu clítoris.



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: