Blog de Sin Tapujos

RELACIONES DE PAREJA

INCOMPATIBILIDAD SEXUAL

Escrito por sintapujos 28-10-2015 en RELACIONES DE PAREJA. Comentarios (0)


La incompatibilidad sexual se refiere a las diferencias sexuales en la pareja. Esta falta de afinidad puede ir desde al aspecto biológico, los aspectos relacionados con el encuentro sexual, hasta con una práctica sexual en particular, que pueden generar problemas en la relación.

Una de las causas de incompatibilidad en el aspecto físico puede deberse al tamaño de los genitales, muy grandes o muy pequeños, o algunas malformaciones o dolencias que hacen imposible el coito. También incluyen las diferencias en la respuesta sexual, puesto que el hombre puede tener un orgasmo más rápido.

En cuanto a las discrepancias relacionadas con el encuentro sexual se presentan cuando la pareja no coincide con las expectativas eróticas de su compañero/a, cuando tienen diferencias en su nivel de deseo y en su ritmo sexual, o cuando gustan de distintos juegos o situaciones que los excitan.

En la prácticas sexuales pueden existir diferencias en la preferencia de posturas o en determinadas actividades que al otro pueden no gustarle (como sexo oral, anal, sadomasoquismo, etc.), por lo que es importante mantener el diálogo para saber si estos aspectos se pueden negociar.

Ante la incompatibilidad sexual la pareja debe buscar alternativas de satisfacción, como prácticas no coitales (masturbación o sexo oral), reforzar los momentos de intimidad y mantener una comunicación permanente, acerca de los juegos eróticos, las fantasías y cambios en el guión sexual, que puedan estimular el deseo y aumentar la motivación.

Se trata de que cada miembro de la pareja pueda disfrutar de la relación sexual plenamente, teniendo en cuenta que en el sexo debe haber un equilibrio entre dar y recibir placer. Por lo que se hace necesario buscar puntos de encuentro satisfactorios para ambos y llegar a acuerdos en relación con las diferencias.


RELACIONES TÓXICAS

Escrito por sintapujos 29-07-2015 en RELACIONES DE PAREJA. Comentarios (0)



Amar y ser amado es una necesidad humana; sin embargo, el amor no siempre se expresa en forma positiva. Cuando el amor incluye sufrimiento, dolor, inseguridad, venganza y se convierte en una unión tormentosa con pocos o ningún rato de tranquilidad y placer, se está ante una relación tóxica o enfermiza.

Muchas parejas pueden estar en este tipo de relaciones durante años y a sabiendas de que la relación no funciona insisten en mantenerla. El amor tóxico se caracteriza por una dependencia por el otro y puede hacer que la vida se convierta en un infierno, por lo que es importante identificar cuándo el amor no es sano.

El amor violento: cuando se desprecia y se maltrata al otro física y/o emocionalmente. La frase “porque te quiero, te aporrio” no funciona en una relación sana y puede ser muy peligroso.

El amor narcisista: cuando el egoísmo y el excesivo amor propio imperan en la relación. Existe un desinterés por las necesidades físicas, emocionales y sexuales del otro.

El amor caótico: cuando se ama a alguien y ante cualquier dificultad se odia. Es un amor temperamental que depende de los estados de ánimo y de las circunstancias.

El amor hostigante: cuando se busca ser el centro de atención de la pareja y se pretende aislarla de su círculo social. Es un tipo de amor asfixiante y dominante.

El amor paranoico: cuando la persona siempre está a la defensiva y piensa que la van a lastimar. Se caracteriza por una intensa desconfianza.

El amor perfeccionista: cuando se adopta un estilo obsesivo compulsivo donde se busca a la pareja y la relación perfectas y no hay cabida para la espontaneidad, ni los errores.

Los amores tóxicos roban la paz, la alegría, la felicidad, el bienestar, la confianza, afectan la autoestima y son la antesala al maltrato.

Asimismo, cuando las parejas caen en un círculo vicioso de pelea-reconciliación y no toman medidas para solucionar sus problemas y hacer cambios en la relación, se enfrascan en una relación tóxica.

Si identificas que estás en una relación tóxica busca ayuda porque si este tipo de uniones si no se trabajan están condenadas al fracaso y pueden resultar muy peligrosas.


CUÁNDO DECIR ADIÓS

Escrito por sintapujos 29-07-2015 en RELACIONES DE PAREJA. Comentarios (0)


En la vida todo tiene su final, incluso las relaciones amorosas. Finalizar una relación nunca es fácil, aun cuando sabes que es lo correcto, pero debemos aprender a leer las señales que nos indican que ha llegado el momento de decir adiós.

1. Si has sufrido abuso físico y/o psicológico: si tu pareja te humilla, te insulta o te golpea es mejor que salgas pronto de la relación antes que pongas en riesgo tu vida, salud y seguridad.

2. Si no tienen momentos de intimidad: si tu pareja no te besa, no te toca, no te hace sentir que te desea, no se interesa por ti, es porque ya no le importas. El amor y el sexo no pueden forzarse.

3. Si mantienen discusiones sin fin: vivir en un círculo vicioso de discusión y reconciliación termina por atrofiar las principales áreas del funcionamiento de una pareja (comunicación, respeto, confianza y sexualidad).

4. Si te es infiel repetidamente: la infidelidad nunca es buena señal, porque indica que no se está satisfecho con la relación. Una infidelidad puede perdonarse, pero si se repite todo el tiempo es porque la relación ya está muy deteriorada.

5. Si tu pareja es manipuladora y controladora: una relación deja de ser saludable si tu pareja intenta imponerte restricciones sobre tu vida. Asimismo, cuando los celos se convierten en un problema grave.

6. Si hay abuso de drogas o alcohol: si tu pareja ha tenido una larga adicción al alcohol o a las drogas, y no puede liberarse de eso, es mejor que te liberes de la relación.

7. Si sólo los une la costumbre: si el amor se acabó y sabes que la relación no tiene futuro, entonces termínala cuanto antes, será lo mejor que puedes hacer por ti y tu pareja, pues se estarán dando la oportunidad de que se recuperen y encuentren una relación más adecuada en el futuro.


RELACIONES EXTRAPAREJA

Escrito por sintapujos 29-07-2015 en Sexualidad. Comentarios (0)


Después del enamoramiento la mayoría de las parejas se sienten agobiadas por la rutina y la monotonía, lo que las lleva a  buscar escapes por fuera de la relación. Éstas son algunas de las causas que nos llevan a buscar amante:

1.  Insatisfacción sexual: las mujeres desean más intimidad que sexo, ellas disfrutan más de los besos, las caricias y los pequeños detalles y comienzan a perder interés por éste si no lo encuentran satisfactorio. Por su parte, los hombres desean que sus parejas tomen la iniciativa y que sean atrevidas en la cama.

2.  Pérdida del erotismo: con el tiempo las parejas se concentran en el coito y se olvidan de seducir, halagar y de interesarse por el bienestar emocional y sexual del otro. La falta de interés es una razón para buscar un amante, tanto a hombres como a mujeres nos gusta sentirnos deseados y atractivos.

3.  Las peleas: cuando la parejaempieza a vivir una relación de monotonía, aburrimiento, peleas y conflictos, se tiende a buscar refugio en otros brazos. Las peleas y los malos tratos ahogan la relación y distancian a la pareja. Además, no hay nada que aburra más a un hombre que la queja y la cantaleta.

4.  Buscar la pareja perfecta: existe la creencia errada de encontrar la “media naranja” o la pareja perfecta, éstas sólo existen en los cuentos de hadas. Encontraremos son personas idóneas con las que podamos compartir nuestras vidas, pero todas tendrán virtudes y defectos.

5.  Salir de la rutina: muchas personas quieren tener experiencias nuevas para escapar de la monotonía de sus relaciones y volver a sentir la adrenalina del enamoramiento. Buscan sexo sin compromiso, esporádico y sin obligaciones.

Ante estas dificultades lo mejor es abordar los problemas en pareja y buscar ayuda, en vez de refugiarse en los brazos de un amante. Recordemos que el sexo sin compromiso y a escondidas tiende a ser más satisfactorio, pero siempre va a ser algo pasajero.