Blog de Sin Tapujos

SEXUALIDAD TEMPRANA

Escrito por sintapujos 10-07-2016 en ADOLESCENCIA. Comentarios (0)


Estudios revelan que en el mundo los jóvenes comienzan a tener sus primeras relaciones sexuales entre los 12 y 13 años. Los mensajes hipersexualizados, la curiosidad y la falta de educación sexual son algunas de las razones por las que inician su vida sexual a edades tempranas.

El sexo ya no es un tabú como en tiempos anteriores, pero la calidad de información que los jóvenes reciben es inadecuada; generalmente, proviene de la pornografía, los medios de información o de sus amigos, que sólo les enseñan una versión reducida de la sexualidad enfocada en lo genital y en el coito .

En la mayoría de los casos, las primeras relaciones de los adolescentes son rápidas, insatisfactorias, sin planeación, ni protección y con absoluto desconocimiento de su cuerpo,  lo que los expone a situaciones de riesgo no sólo físico, sino también emocional.

Sentimientos de vacío, frustración, ira, culpa, problemas de autoestima, depresión, ansiedad, que pueden derivar conductas como alteraciones del sueño, anorexia, bulimia, entre otros, son algunas de las consecuencias emocionales de las primeras experiencias sexuales insatisfactorias. 

Se debe tener en cuenta, que las primeras relaciones sexuales marcan la vida sexual de una persona. Éstas son clave para una vida sexual placentera. Una mala experiencia puede llevar a que en relaciones futuras no se pueda tener un buen desempeño y no se pueda disfrutar a plenitud.

Sin duda alguna, iniciar una vida sexual antes de tener un óptimo desarrollo físico y emocional acarrea graves consecuencias, por lo que se debe tener la preparación emocional adecuada y la capacidad de medir las consecuencias de las acciones, para asumirlas con responsabilidad.


INFIDELIDAD POR VENGANZA

Escrito por sintapujos 10-07-2016 en Pareja. Comentarios (0)


La infidelidad por venganza es uno de los motivos más frecuentes para ser infiel. Una persona despechada puede optar por la infidelidad como una forma de castigar a su pareja, pero no se da cuenta, que sólo se lastima a sí misma.

Las personas que son infieles por motivos de venganza pretenden “equilibrar la balanza”, pagar con la misma moneda a su compañero/a sentimental y sólo buscan revancha.

Pero, la venganza es rabia y agresión, es una conducta retaliativa, que busca reparar algún daño físico o psicológico a través del desquite.

La venganza es una forma de violencia, porque la persona herida no se detendrá hasta no ver el dolor y el sufrimiento del infractor.

Y conseguir satisfacción a través de la destrucción  del otro, es algo cruel, que sólo muestra a una persona lastimada, inmadura y con poca inteligencia emocional.  

Además, pretender restablecer la autoestima lastimada a través de la venganza, es idealista,  porque no es el desquite lo que sana las heridas sino el amor propio.

Ante una infidelidad la mejor alternativa no es buscar compensaciones, ni buscar quedar a mano, sino tomar determinaciones. Tomar la decisión de perdonar o no.

Ser infiel por venganza no arregla las crisis de pareja, sino que por el contrario las agrava, cuando esto sucede, la relación se debilita tanto que es muy fácil que se rompa.

Vengarse por despecho o desamor sólo muestra la incapacidad de toma de decisiones o la cobardía por haber permanecido donde no se debía haber estado.