MITOS DE LA SEXUALIDAD MASCULINA

Escrito por sintapujos 24-11-2015 en SEXUALIDAD MASCULINA. Comentarios (0)



Actualmente los hombres se ven sometidos a presiones sexuales por el status de ´machos´ impuesto por la sociedad. Muchos en ocasiones para no poner en entre dicho su virilidad, acceden fácilmente a tener encuentros sexuales poco satisfactorios, que pueden ser el origen de disfunciones sexuales.

Se les ha enseñado que deben estar SIEMPRE dispuestos a tener relaciones sexuales, en cualquier momento, lugar y con cualquier mujer, como si fueran unas verdaderas ´máquinas del sexo´, cuando la verdad es que los hombres también tienen deseos, miedos, preocupaciones y preferencias como cualquier ser humano.

Otra de las falsas creencias es pensar que en el sexo lo más importante es el rendimiento, por lo que para los hombres es muy importante la duración de la penetración, la dureza del pene y la cantidad de orgasmos que ellos o sus parejas puedan tener, asociando estos parámetros con la satisfacción sexual.

En realidad, con estas exigencias y con la idea de que ´no pueden fallar´ los hombres van perdiendo su capacidad de disfrutar del placer sexual y del erotismo, afectando su autoestima, al pensar que otros varones son superiores a ellos en algún aspecto del rendimiento sexual.

Otra de las presiones es responsabilizar al hombre del placer sexual femenino, por lo que existe la idea errónea de pensar que ellos deben saber todo sobre el sexo y de cómo satisfacer a una mujer, cuando lo cierto es que ni las mujeres, ni los hombres nacen aprendidos.

Lo referente a la sexualidad y al erotismo se descubre, se aprende y se perfecciona con el tiempo y con las experiencias vividas. Se van descubriendo los incitadores, inhibidores y las preferencias sexuales y se va aprendiendo sobre seducción.

Pero, cuando un hombre está con una mujer sólo para demostrar su hombría careciendo de deseo y atracción, es muy probable que no tenga un buen desempeño sexual o que no tenga una buena erección. Estas presiones muchas veces son el origen de disfunciones sexuales como la disfunción eréctil y la eyaculación precoz.